Thursday, November 24, 2016

Uno no puede esperar siempre ser feliz. Menos si de pronto pasan cosas que lo marginan a uno, o a dos, o a tres, o a cuatro...
Esta semana ha sido la peor de mi vida, eso sin contar que este ha sido el peor mes para alguien más.
Estos días han sido tan insoportables, tan crudos, nauseabundos y tan oscuros, tan oscuros que me orillaron a regresar al muro de mis lamentos que es este. Haciendo de este espacio un lugar tan exclusivo (porque nadie lo lee) para mi, para sacar queriendo no queriendo que la gente lo sepa. Porque llevo dentro de mi un secreto que me está comiendo, que me está moliendo los huesos y está doliendo como la misma muerte. Una muerte que para torturarme nos ha forzado a seguir vivos, siendo testigos de tanta confusión y dolor, un dolor que nos lleva a la duda, y de la duda a la infinita tristeza.

Pero uno no puede esperar a estar siempre feliz, no es saludable (ahora me doy cuenta), y tampoco puede uno esperar que las peores cosas de la vida no le van a pasar a uno,  o a dos, o a tres, o a cuatro...


Friday, October 16, 2015

Satay with me -part 1-


Llegaste.
Llegó.
Llegó.

Sigue aquí.
Se fue.
Te fuiste.

Estoy por emprender vuelo porque ya no estás. Y si ya no estás ¿qué caso tiene?
Todo el caso. Me dices. Pero yo sé que existe un todo y un nada que me espera afuera, un todo y un nada que  de pronto me llega a gustar y de repente llego a odia.

Tan sólo te pedí un momento, tan sólo te pedí misericordia.

Me gustaría escrbir sus nombres, porque aun los tengo dentro, como lanza al corazón...

Y bueno, mi querida Isabel, ya va siendo hora de que enterremos estos fantasmas, que por su propia voluntad decidieron dejarte.

Monday, December 8, 2014

Hubo días en que al verme de lejos te acercabas a saludarme.
Hasta donde yo estaba...
Hubo días gloriosos en que verte siempre fue mi mayor logro amoroso-universitario.
Porque nos poníamos nerviosos y tirabas tu café
Porque tenerte frente a mi siempre me creó un caos en las entrañas

Tu voz, con aquel acento extranjero.
Tus cejas, tu cabello y tu barba castaña hacían de ti un personaje único
tu caminar delgado, tu mirada solitaria y tus manos grandes

Pero por qué me aferré tanto a ti por tanto tiempo?

Porque nadie entiende lo inexplicablemente extraordinario que eres.
Porque eres etéreo, porque siempre me ves
por que juro que si hubiera escuchado de tu boca que yo era "bonita", no tendría la baja autoestima que tengo ahora y  no me creería la mujer más fea del mundo.
Porque ecucharlo de otros es inútil. Nunca me lo creo.

Hubo días gloriosos en que pude tenerte
Hubo días gloriosos en que pude
Hubo días gloriosos en que
Hubo días gloriosos en
Hubo días gloriosos
Hubo días
Hubo


Pero no lo aproveché.

Friday, November 28, 2014

A falta de tu auto en el estacionamiento, las publicaciones fantama que tus clicks publican y aparecen en mi  muro, son lo único que Isabel preserva de ti.
Ayer tuve, patéticamente un miniinfarto, pues después de dos años vuelvo a leer tus reflexiones tan acertadas, tan de tu lado ontológico y político que logran  acrecentarme la idolatría que te tengo.

Pero juro, que soy más que un Florentino Ariza...
Juro que sí.


Sunday, November 3, 2013

Porque te quiero, de las entrañas del alma

Hoy pasa que tengo nostalgia.
Nostalgia de haber dejado de escribir en un papel y cien letras juntitas. Encontrarme con mi antigua yo y saberme lejos de mi otra yo.

Me extraño tanto, siempre que vengo aquí me extraño. Por aquel paralelismo que en ocasiones deseé para un futuro lejano, que ahora se ha convertido en mi presente tristísimo, y no triste porqque ahora no disfrute mi contemporaneidad ... pero es que realmente extraño cosas que sé que jamás volverán. A eso le llaman madurar, yo le llamo: descansar.

Saturday, June 1, 2013

P.S.


Si le vuelvo a creer a alguien cuando diga: "eres lo mejor que me ha pasado", será cuando tenga 29.
 Y las anteriores que escuché, me las voy a descreer.

Friday, April 12, 2013

I´m a grown up.

We  met today. Partly because I planned it. Partly because you wanted.

Definitivamente verte me pone en una posición difícil. Hablo de controlar actos involuntarios de mi cuerpo para bajar la sospecha de aquel exilio cuidadoso que realizan mis oxitocinas a tu piel...
Y es... tan simple como escuchar mis instintos animales gritar: "REPRODÚCETE CON ÉL".
Y es... tan simple observarte mientras volteas a otro lado porque ya no sabes que decir.
Y tan sencillo como escuchar tu iniguable acento provinciano.

Tan simple como acorralarte en tus propios pensamientos y mi voz.
Y esque hay algo, que me termina de convencer: tu inamovible ideal por lo que te metes al cerebro cada 4-5 minutos. Y claro, tus escasas 2 horas que estaría gustosa de aceptar, no por resignación, sino porque coinciden con mis dos horas de disponibilidad.

Deseo lamentarme una vez más, por aquellas veces que en vez de avanzar, sólo deje explotar mi emoción en tus hermosos ojos cuando me despedía de ti.

No volverá a pasar. Esta vez no lo voy a permitir.